Castración en Perros: ¿Antes o después de la pubertad?

By SilviayCoco

septiembre 28, 2014 Veterinaria 4 Comments

Castración en Perros

Esterilizar o castrar un perro son términos diferentes que usualmente se confunden. La Castración en Perros o gonadectomía consiste en la extirpación quirúrgica de las gónadas. Éstas gónadas son los ovarios en el caso de las hembras (ovariectomía), y los testículos en los machos (orquidectomía). Cuando se elimina el útero y el ovario se denomina ovariohisterectomía. Con la castración, además de evitar la fertilidad del perro, se elimina la señalización hormonal. Sin embargo, la esterilización (vasectomía en machos y ligadura de trompas en hembras) impide la reproducción del animal pero no modifica los procesos hormonales ya que los órganos sexuales se mantienen intactos.

¿Cuál es la función de los ovarios y testículos?

Puesto que con la castración en perros se eliminan los testículos y los ovarios, a continuación veremos su importancia en el conjunto de las señales hormonales que regulan la función reproductora.

La reproducción es una función esencial para la supervivencia de las especies, y al igual que el resto de funciones del organismo, se encuentra regulada por los sistemas nervioso y endocrino. Estos sistemas interaccionan entre sí estableciendo el denominado eje neuroendocrino de la reproducción. Este eje se organiza en torno a tres elementos fundamentales:

1.- Las neuronas GnRH que se localizan en el hipotálamo 2.- Las células gonadotropas que se localizan en la hipófisis y sintetizan y liberan LH y FSH (hormona luteinizante y hormona folículoestimulante) 3.- Las gónadas, testículos en el caso de los machos y ovarios en las hembras.

Las neuronas GnRH liberan un neuropéptido (péptido = naturaleza proteica), llamado péptido GnRH, en forma de descargas pulsátiles a la circulación portal hipotálamo-hipofisaria, desde donde llega a la hipófisis e interacciona con sus receptores específicos en las células gonadotropas. La unión de GnRH a sus receptores estimula la síntesis y posterior liberación también pulsátil de LH y FSH a la circulación sistémica. Una vez que las gonadotropinas LH y FSH llegan a las gónadas, actúan sobre diferentes tipos celulares generando la correcta producción de gametos maduros a partir de la pubertad, así como la síntesis de esteroides y otras hormonas gonadales. Estas hormonas participan en la regulación funcional del eje neuroendocrino de la reproducción mediante circuitos de retroalimentación negativa y positiva, siendo estos últimos exclusivos del sexo femenino.

Sobre el eje neuroendocrino de la reproducción operan un elevado número de señales de origen central (cerebro) y periférico que actúan modulando la actividad de las neuronas GnRH.

eje neuroendocrino de la resproduccion

Las principales funciones de los ovarios son la producción de gametos fertilizantes (óvulos) y la síntesis y secreción de hormonas de naturaleza esteroidea y peptídica, que entre otras funciones esenciales, sirven para la regulación del eje reproductor. Las hormonas sexuales producidas en el ovario son fundamentalmente el 17β-estradiol y la progesterona. Sin embargo, también se producen pequeñas cantidades de 17α-hidroxiprogesterona, androstenediona, testosterona y estrona.

Las principales funciones de los testículos son la producción de espermatozoides y la síntesis de andrógenos (testosterona) y hormonas de naturaleza proteica como la hormona antimulleriana o las inhibinas.

Los esteroides gonadales (estrógenos, andrógenos y progesterona) son producidos principalmente en las gónadas (ovarios y testículos). No obstante, también son producidos en menor medida en las glándulas adrenales, el cerebro (neuroesteroides) y otros tejidos. Los esteroides gonadales y los neuroesteroides ejercen una gran variedad de efectos sobre el sistema nervioso central que van desde el control funcional de múltiples circuitos y neurotransmisores centrales, la regulación de la plasticidad neuronal y el desarrollo cerebral, hasta mecanismos de neuroprotección frente a agentes lesivos. Además, los estrógenos tienen un efecto anorexigénico (inhibidor de la ingesta). Los estrógenos y andrógenos también son los encargados de producir el cierre epifisario, que es un freno fisiológico al crecimiento óseo.

Por otra parte, los péptidos gonadales  (inhibinas, activinas y folistatina)  regulan  la  liberación  de LH y FSH (hormona luteinizante y folículo estimulante)  a  nivel  hipofisario.

¿Qué es la pubertad?

La pubertad es un periodo crucial para el desarrollo del perro ya que durante la misma se alcanza la capacidad reproductora. Los cachorros suelen alcanzar la pubertad (comienzo de la madurez sexual) a partir de los 6 meses de edad, siendo la mayoría sexualmente maduros a los 12-18 meses de edad. Sin embargo, existen diferencias según el tamaño del perro debido a que perros de menor tamaño suelen alcanzar la pubertad antes que perros de razas grandes. Además, existen diferencias en los tiempos de maduración sexual, que pueden deberse a factores climáticos relacionados con la época del año, peso del animal, alimentación y estímulos recibidos del entorno.

Ventajas y desventajas de la Castración en Perros ANTES DE LA PUBERTAD

cachorro examen veterinario

 

 

Después de tomar la decisión sobre la conveniencia o no de la castración en perros, la siguiente pregunta es ¿cuál es la mejor edad para hacerlo? .A continuación mostraremos las ventajas y desventajas que se postulan hasta la fecha de hoy sobre la castración pre-puberal (aproximadamente antes de los 6 meses).

Ventajas:

1. La herida que se produce como consecuencia de la castración es más pequeña, los órganos son mejor visualizados durante la cirugía y la recuperación después de la anestesia es más rápida que en la castración en perros adultos [1]

2. En gatos, la castración antes de los 6 meses redujo significativamente la incidencia de tumores mamarios en un 91%. Este mejor pronóstico también se observó en gatas castradas antes de los 12 meses, reduciéndose en un 86% [2]. En perras, Schneider et al (1969), encontró que el riesgo de padecer un carcinoma mamario después de la castración pre-puberal era del 0.5%. Actualmente, la mayoría de los veterinarios coinciden en que la castración en perros en el caso de las hembras, antes la edad de 2,5 años, aún reduce significativamente el riesgo de tumores mamarios [3-5]

3. La castración en perros pre-puberal, como control poblacional, es una práctica bastante extendida y aceptada por las protectoras y animalistas en Estados Unidos como un método para asegurar que los perros no se van a reproducir. Sin embargo, uno puede preguntarse si puede resultar igual de práctico castrar un perro peri-puberal (en torno a la pubertad que es a los 7-8 meses) o post-puberal para este fin.

Desventajas:

1. La castración en perros pre-puberal, realizada antes de las 14 semanas, aumenta el riesgo de hemorragias tras la cirugía [6] y las infecciones virales como consecuencia de la falta de inmunización activa [7-9]

2. Retraso en el desarrollo de la las características sexuales secundarias. En hembras castradas a una edad temprana, principalmente 3 meses o menos, se ha observado que el tamaño de la vulva sigue siendo pequeño, lo que favorece el desarrollo de dermatitis perivulvar [10-12] . Esta inflamación se complica con frecuencia por las infecciones recurrentes del tracto urinario [13]. En machos, se observó una disminución del tamaño del pene y prepucio cuando fueron castrados antes de los 4,5 meses de edad.

3. Incontinencia urinaria (IU). La discusión sobre los problemas de incontinencia urinaria es controvertida, puesto que los estudios rara vez son directamente comparables. Un reciente estudio indica cierta evidencia, aunque no significativa, de un aumento en la incidencia de IU en la castración pre-puberal, principalmente en hembras castradas a los 3 meses o antes [14]. Sin embargo, sí está demostrado que agrava la situación cuando aparece la IU, ya que en estos casos, ésta suele ser más severa en hembras castradas pre-puberales en comparación con post-puberales. De esta forma, si comparamos los casos confirmados de IU, cuando analizamos las perras castradas pre-puberales, se produce al menos una vez al día la incontinencia en el 90% de los casos, mientras que en perras castradas post-puberales, la incidencia es del 57%.  Además, siguiendo con la comparación de estos casos confirmados de IU, esta incontinencia se produce de día y de noche en el 60% de los castrados pre-puberales, y en el 2% de los castrados post-puberales. [15]

veterinario cachorro

4. Las hormonas sexuales, al comunicarse con otras hormonas relacionadas directamente con el crecimiento, promueven el cierre de los cartílagos de crecimiento durante la pubertad, por lo que huesos de hembras y machos castrados antes de la pubertad continúan creciendo [16]. Este crecimiento anómalo, produce con frecuencia alteraciones en las proporciones del cuerpo, particularmente en la altura. Por otro lado, las hormonas sexuales son cruciales para alcanzar el punto máximo de densidad ósea [17]. Son varios los estudios acerca de una mayor incidencia de fracturas en este tipo de casos. Además, como pudimos ver en esta anterior entrada, un reciente estudio en Labradores y Golden Retriever, indica una vulnerabilidad de las articulaciones como consecuencia de la eliminación de las hormonas gonadales. Así, los casos de Rotura del ligamento cruzado, Displasia de Codo y Displasia de cadera, se duplican en los Labradores Retriever, y se cuadriplican en los Golden Retriever [18]

5. El análisis de varios tipos de cáncer (mastocitoma, hemangiosarcoma y linfoma), en perros Vizlas o Braco húngaro,  mostró una mayor probabilidad de padecer estos tipos de cáncer cuando la castración en perros se producía antes de los 6 meses que en aquellos castrados después de los 12 meses. Sin embargo, la limitación de este estudio, es que está basado en encuestas realizadas a los propietarios varios años después de la castración [19]. El estudio realizado en Labrador Retriever y Golden Retriever, también revela la existencia de diferencias entre ambas razas en cuanto a la aparición de diferentes tipos de cáncer (Osteosarcoma: OSA, hemangiosarcoma: HSA y linfoma: LSA). En el caso de las hembras de Golden Retriever, la incidencia en uno o más tipos de cáncer se multiplicaba por 3-4 veces al ser castradas antes de los 6 meses en comparación con las intactas. En machos Golden Retriever, sólo el LSA aumentaba en el caso de la castración temprana. En machos y hembras de Labrador Retriever, la castración en cualquier periodo parecía tener poco efecto en la aparición de estos cánceres [18]. El riesgo de padecer osteosarcoma o cáncer de huesos también se ha estudiado en Rottweilers, encontrándose un alto riesgo de padecer este cáncer en perros castrados jóvenes [20]. Otro motivo de preocupación es el cáncer de próstata, que a diferencia de lo que ocurre en humanos, se potencia con la eliminación de la testosterona por la castración.

6. La castración en perros con menos de 6 meses de edad aumenta significativamente las probabilidades de desarrollar un trastorno del comportamiento. Cuanto más joven es la edad de la castración en los perros, mayor es el riesgo de un trastorno del comportamiento, inseguridad o miedo [19].

Información Adicional

Cuando se produce la castración en perros, éstos tienen un mayor riesgo de sobrepeso con respecto a los intactos. Sin embargo, este riesgo no está condicionado por la edad de castración [21].

La castración en perros antes del primer celo disminuye la probabilidad de cáncer de mama a menos de 0,5%. Si la castración es realizada entre el primer celo y el segundo, el riesgo se incrementa hasta el 8%. Después de dos celos, el riesgo asciende a 26%, y después de 2,5 años, la castración no tiene efecto preventivo sobre el desarrollo de los tumores mamarios.

NOTA: Con esta información no se pretende promover ni reducir la importancia de la castración como medio de controlar las poblaciones animales o de los posibles impactos sobre la salud  o el comportamiento de un animal específico. Es necesario evaluar cada caso de forma individual para elegir la mejor opción para nuestra mascota.

 

 

Bibliografía:

National Center for Biotechnology Information (NCBI):

1. Olson, P.N., M.V. Kustritz, and S.D. Johnston, Early-age neutering of dogs and cats in the United States (a review). J Reprod Fertil Suppl, 2001. 57: p. 223-32.

2. Overley, B., et al., Association between ovarihysterectomy and feline mammary carcinoma. J Vet Intern Med, 2005. 19(4): p. 560-3.

3. Taylor, G.N., et al., Mammary neoplasia in a closed beagle colony. Cancer Res, 1976. 36(8): p. 2740-3.

4. Sonnenschein, E.G., et al., Body conformation, diet, and risk of breast cancer in pet dogs: a case-control study. Am J Epidemiol, 1991. 133(7): p. 694-703.

5. Perez Alenza, M.D., et al., Factors influencing the incidence and prognosis of canine mammary tumours. J Small Anim Pract, 2000. 41(7): p. 287-91.

6. Faggella, A.M. and M.G. Aronsohn, Evaluation of anesthetic protocols for neutering 6- to 14-week-old pups. J Am Vet Med Assoc, 1994. 205(2): p. 308-14.

7. Howe, L.M., Short-term results and complications of prepubertal gonadectomy in cats and dogs. J Am Vet Med Assoc, 1997. 211(1): p. 57-62.

8. Howe, L.M., et al., Long-term outcome of gonadectomy performed at an early age or traditional age in dogs. J Am Vet Med Assoc, 2001. 218(2): p. 217-21.

9. Spain, C.V., J.M. Scarlett, and K.A. Houpt, Long-term risks and benefits of early-age gonadectomy in dogs. J Am Vet Med Assoc, 2004. 224(3): p. 380-7.

10. Jagoe, J.A. and J.A. Serpell, Optimum time for neutering. Vet Rec, 1988. 122(18): p. 447.

11. Salmeri, K.R., et al., Gonadectomy in immature dogs: effects on skeletal, physical, and behavioral development. J Am Vet Med Assoc, 1991. 198(7): p. 1193-203.

12. Salmeri, K.R., P.N. Olson, and M.S. Bloomberg, Elective gonadectomy in dogs: a review. J Am Vet Med Assoc, 1991. 198(7): p. 1183-92.

13. Johnston, S.D., Questions and answers on the effects of surgically neutering dogs and cats. J Am Vet Med Assoc, 1991. 198(7): p. 1206-14.

14. Beauvais, W., J.M. Cardwell, and D.C. Brodbelt, The effect of neutering on the risk of urinary incontinence in bitches – a systematic review. J Small Anim Pract, 2012. 53(4): p. 198-204.

15. Stocklin-Gautschi, N.M., et al., The relationship of urinary incontinence to early spaying in bitches. J Reprod Fertil Suppl, 2001. 57: p. 233-6.

16. Grumbach, M.M., Estrogen, bone, growth and sex: a sea change in conventional wisdom. J Pediatr Endocrinol Metab, 2000. 13 Suppl 6: p. 1439-55.

17. Gilsanz, V., et al., Effect of sex steroids on peak bone density of growing rabbits. Am J Physiol, 1988. 255(4 Pt 1): p. E416-21.

18. Hart, B.L., et al., Long-term health effects of neutering dogs: comparison of Labrador Retrievers with Golden Retrievers. PLoS One, 2014. 9(7): p. e102241.

19. Zink, M.C., et al., Evaluation of the risk and age of onset of cancer and behavioral disorders in gonadectomized Vizslas. J Am Vet Med Assoc, 2014. 244(3): p. 309-19.

20. Cooley, D.M., et al., Endogenous gonadal hormone exposure and bone sarcoma risk. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev, 2002. 11(11): p. 1434-40.

21. Lefebvre, S.L., et al., Effect of age at gonadectomy on the probability of dogs becoming overweight. J Am Vet Med Assoc, 2013. 243(2): p. 236-43.

Latest Comments
  1. Pedro
  2. Coco
  3. SilviayCoco
  4. carpantasax

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Masquelabradores utilizamos cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR